2º Subida a Alozaina

Este pasado fin de semana estuve en Alozaina de subida. Este mes de Mayo está entretenido, mejor porque ahora nos espera un pequeño parón de carreras hasta pasado el verano.

El año pasado no pude ir, así que era mi primer año. Como está aqui al lado y no tenía referencias antes fuimos AJ y yo el sábado a ver los entrenos y darle un vistazo al tramo. Así que pegamos la mañana viendo pilotos y máquinas en las verificaciones.

Y fuimos a ver el tramo y buscar una sombra para comernos los bocatas. El tramo es la típica carretera motera, con un asfalto nuevo y ancho y curvas abiertas. No encontré ninguna de las horquillas que me gustan para hacer unos barridos en el interior. Así que me puse en una curva a derechas, junto a Paco Ruiz padre e hijo, con los que compartí cuneta el sábado, echando unas charlas de motor y comentando como está la cosa, que no es para tirar cohetes. En esta subida había 22 coches inscritos y 3 CM’s. A ver si se espabila la cosa, a mi personalmente la montaña me gusta mucho, y echo de menos las parrillas variadas de otros tiempos.

Cuando quise acordar ya estaba el coche doble cero dando la pasada por el tramo verificando que la gente estaba donde debía y que todo estaba correcto.

Lástima de salida de pista de Armando con el Manta, que impactó contra una furgoneta de la organización que estaba aparcada fuera del tramo ya. Y menos mal que dió contra la furgoneta, que la desplazó un metro, porque la caida que había detrás de ella era considerable. Por lo que nos comentó tenía comprado otro para piezas y en Vejer espera salir. Que así sea, ver ese coche correr es un regalo.

En la segunda pasada decidí repetir curva, pero esta vez intentado hacer algunos barridos a velocidades más lentas. La verdad es que no me salió la cosa como esperaba, ya que la gente de la curva, que tenían el mismo derecho que yo a estar allí y ver el rallye, me impedía colocarme como me hubiese gustado. Así que probamos a lo que saliera, y decidí ir variando encuadres y velocidades.

Subí un poco más, acompañado de Paco Ruiz y su padre, a una curva más por encima
de donde estábamos. Allí empezamos a ver donde nos pondríamos y situé una cámara de video fija que llevaba. La curva estaba entera con cinta roja, donde nos dijo un comisario que no nos podíamos poner (pero él si, curioso…) Lo más paradójico de aquello es que al final de la cinta roja, donde supuestamente estabamos seguros y nos pusimos es donde estaban las marcas de goma de los coches, vamos en la escapatoria de la curva. Hicimos caso a los»consejos» del comisario y allí nos pusimos en la última pasada de entrenos.

Juan Aguilera, rapidísimo de nuevo con el Lancia, se le veía con un pie en el podio.

Tras las pasadas, recogimos bártulos y para casa a descargar material, cargar baterias y descansar. El domingo por la mañana, más tarde que de costumbre por la cercanía de la prueba (a media horita de casa) partimos de nuevo para Alozaina, pero esta vez con casi el equipo de HD Visual Sport al completo, ya que nos acompañaba Juan Carlos que no pudo venir el sábado.

Aparcamos la Zafira y nos pusimos en la curva, dispuestos a ver la manga de entrenamientos oficiales.

Nicolás Rodriguez tuvo una pequeña salida de pista, un par de metros antes que Armando, en la segunda pasada del sábado, pero afortunadamente nada que no se arregle enderezando un poco el paragolpes y con la socorrida cinta americana, y el domingo pudimos verlo correr las tres mangas.

Para la primera manga cronometrada decidí subir un poco, y andando me crucé con un sombrero debajo del cual estaba uno de los mejores fotógrafos y periodistas de motor de Andalucía, J.J. Medina. Compartí cuneta con él en esa manga, charlando sobre gasolina como de constumbre.

Antes de los vehículos de la subida subieron varios clásicos, que deleitaron al personal de las cunetas con varias tumbadas, algunas dignas de una moto!!! Tenía merito subir como lo hacía algunos, con vehículos más viejos que yo y que llevaban ruedas casi de bicicleta.

Y seguido, los turismos y los CM’s inscritos

Para la última pasada del domingo decidimos subir otro poco más y probar otra vez a traerme unos barridos. El sol decidió asomarse un poco más y los colores lo agradecieron, pero como el día enterior no me quedé del todo satisfecho. No me gustan los barridos desde el exterior de la curva, pero en esta subida es casi el único sitio posible.

Recogimos los bártulos, y bajamos a ver la entrega de premios, junto a Jesús Calderón, que había visto en las primeras pasadas del día, y David Gómez. Detallazo de Ortuño dedicándole la victoria y deseándole una pronta recuperación a Paquillo «el de la grúa». Se le veía emocionado a Ortuño.

Y esta es mi peqiueña crónica de la subida. Recordaos que pinchando en las imágenes se abren a 1024 pixeles. Hasta la próxima entrada, la subida a Vejer, ya que compromisos familiares me impiden poder ir a Pozoblanco. Un saludo.